XII Marcha Senderista "Otoño" Valle de Ansó

XII Marcha Senderista "Otoño" Valle de Ansó

jueves, 28 de agosto de 2014

Garmo Negro 24/08/2014


Como consecuencia de los numerosos festejos que había el sábado por la noche en Ansó y alrededores, el domingo nos fuímos por libre tres miembros del Club Linza a hacer un tres mil, ¡qué ya había ganas!. Hubo que pegar un madrugón, las 5:15 de la mañana, ya que decidimos ir hasta el Valle de Tena para subir al Garmo Negro (3.059 metros).


Comenzamos a andar desde el  Balneario de Panticosa a las 7:30 horas, en un día soleado, de los mejores que hemos tenido este verano para ir al monte. Como son más de 1.400 metros de desnivel, y la distancia no es muy larga, 6 kilómetros, desde el inicio todo es una pendiente pronunciada hasta la cima.






Al principio subimos por tasca, pero enseguida nos encontramos con la pedreguera, que no la abandonaríamos hasta el final. Hicimos algún amigo de cuatro patas, pero pronto nos adelantó. Echando la vista hacia atrás, siempre se ve el punto de salida, pero cada vez más pequeño.



Llegados al collao de Argualas, dando vista a Formigal, nos dirigimos a la derecha, cresteando, hacia el Garmo Negro. Desde este collao, a la izquierda se va al Algas y Argualas, otros dos tres miles de esta zona (esos para otro día). 





En 2:45 minutos nos plantamos en la cima, donde nos recreamos un buen rato, por el "pedazo" de día que nos salió, por el almuerzo que "nos pegamos" y por las vistas impresionantes que teníamos a nuestro alrededor.







A nuestro lado, Aguja Pondiellos, donde desgraciadamente el día anterior había muerto un montañero.


El balneario de Panticosa con su lago, 








ibones de Brazato y Vignemale,


 Tendeñera,






Los Algas y al fondo Peña Telera y Collarada,


Aspe, Garganta, Bozo y Bisaurin, 






Argualas,


Los Infiernos con los ibones de Pondiellos, detrás Tebarray, y al fondo Frondiellas y Balaitus,







Midi D'Ossau,


Arnales, 






Pico Pondiellos y a la derecha, abajo, el refugio de Bachimaña.


Con el estomago y los ojos contentos,  comenzamos a descender siempre con precaución.



Inmenso nevero el que cruzamos a finales de agosto.









Aunque la bajada por la pedreguera era algo dura, siempre nos guardábamos un momento para seguir disfrutando de las vistas.




Llegando ya al balneario nos desvíamos un poco para intentar refrescarnos en la fuente de la Laguna, ¡joder!,  el agua caliente y salada. Por algo no cobraban por esta. 



A las 13:00 horas, últimas fotos en la llegada junto a la cascada de Argualas, y a disfrutar de unas cañas en el refugio de la Casa de Piedra que el día lo merecía, y así quitarnos el mal sabor de boca que nos había dejado el agua de la fuente. 

2 comentarios:

  1. ¡A quien se le ocurre!, estando donde estabais lo teneis merecido. Ahí hay que ir a por las cañas y dejarse de agua.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón tienes!!!, mira que es lo que hacemos siempre, y para una vez que le damos al agua, está caliente y salada. Menos mal que nos quitamos pronto el mal sabor de boca, volviendo a las buenas costumbres en la casa de piedra

    ResponderEliminar