XIII Marcha Senderista "Otoño" Valle de Ansó

XIII Marcha Senderista "Otoño" Valle de Ansó

miércoles, 28 de agosto de 2013

Ibón de Estanés 24/08/2013


El penúltimo sábado de agosto nos habíamos reservado para andar todo un clásico en la zona de Ansó: el ibón de Estanés. A pesar de ello sólo salimos cinco, quizás debido a las malas condiciones meteorológicas que pronosticaban, quizás a las numerosas actividades programadas en Ansó, toda vez que el domingo era la exaltación del traje típico ansotano, fiesta de interés turístico nacional. 


El ir sólo cinco conllevó la ventaja de poder subir en todoterreno (ojo, con permiso forestal) hasta l'achar de Agua Tuerta, evitándonos los dos kilómetros de pista andando.







Ya en Agua Tuerta la boira nos respetaba, pero echando la vista a lo lejos ya se estaba "agarrando"  dirección Estanés. 








Atravesando la val, las yeguas se nos acercaban al galope pensando que les llevábamos sal, pero pronto se dieron cuenta que no era así, y pasaron de largo. Menos mal, porque llevábamos el almuerzo justo.








"Que es gloria: ver Agua Tuerta sin boira
Que es horror: verla entrar por o'chorró".

Y como podéis ver o no ver, entró por o'chorró.



Eso sí, la boira nos permitió ver esta bella estampa del caballo de Osborne, o era de Marichatis y  Notario. 






Después de cruzar toda la val, iniciamos la subida por "as Cabretas" y la boira cada vez se ponía más preta.




Como no teníamos la referencia visual del ibón, nos despistamos y seguimos dirección Candanchú, y cuando nos cruzamos con el camino que viene del refugio de Lizara,  viendo ya el ibón, nos dimos la vuelta para bajar por el camino que teníamos previsto.








Aunque parezca mentira , ahí esta el ibón.









Antes de bajar al ibón por el camino que nos habíamos marcado, y ante la escasez de buenos sitios para almorzar, nada más ver este refugio, decidimos aprovecharlo.










Con el hambre calmada, y volviendo sobre nuestros propios pasos, localizamos el camino perdido y llegamos al ibón.



Como el día era desapacible y la vista dejaba mucho que desear debido a la boira, nos hicimos una foto rápida y "zumbando parriba".





La vuelta,  como sólo era deshacer el camino andado, no nos llevó a ningún equívoco, a pesar de la poca visibilidad. Recomendamos a la gente que no conoce muy bien el camino, que no se aventuren a recorrerlo cuando hay boira.  



Como decía aquél: "hay gente pa to". Unos con mochila, y otros con la casa a cuestas.



En Agua Tuerta los pescadores no sabemos si pescaron...








...pero este pescó seguro, sin importarle los mirones.  










Ya en el refugio de l'achar, descansamos un rato y contemplamos las vistas de Guarrinza y el vuelo del quebrantahuesos que vino a despedirnos. 


Al final la boira nos aguó las vistas, pero no pudo con nuestras ganas de monte. 


2 comentarios:

  1. Días así son los que crean afición. Pese a la boira, leyendo la entrada creáis envidia sana. Por los dichos, por las imágenes, por el paraje, por el ambiente,...
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo podíamos decir de vosotros. A ver si conseguimos coincidir en alguna y compartir esa mutua envidia sana, ya que los dichos y las imágenes, hoy en día y por internet, lo puede tener cualquiera, pero los parajes y el ambiente hay que vivir los desde dentro.

    ResponderEliminar